Nota de Mercados: Nueva semana de máximos en bolsa: anuales en Europa, históricos en EE.UU.

A escasas jornadas ya de finalizar el año, las bolsas acumulan rentabilidades anuales en torno al +25% y mantienen el buen tono, que en el caso de Estados Unidos se concreta en sucesión de máximos históricos tanto en el S&P500 como en el Nasdaq. En Europa, la bolsa británica ha liderado claramente las subidas recogiendo una contundente mejora del sentimiento inversor tras la victoria de Boris Johnson y las empresas domésticas han sido las gran beneficiadas. Este escenario se traslada a tomas de beneficios en los bonos de los gobiernos recogiendo además la sorpresa del IFO alemán.

Los focos de riesgo geopolítico se reducen

La decisión de Estados Unidos de cancelar la entrada en vigor de la nueva subida de aranceles a China y la respuesta a su vez de China suspendiendo las medidas de represalia previstas, han dado a los inversores la prueba que necesitaban para darle credibilidad a que se firme la ansiada Fase 1 del Acuerdo Comercial. Aún quedan flecos por definir y no hay una fecha concreta, más allá de que se produzca el próximo enero 2020, pero sin duda el mercado descuenta que finalmente se podrá cerrar en gran parte el foco de incertidumbre que viene penalizando la trayectoria del comercio internacional y restado impulso al crecimiento de las economías más exportadoras como Alemania. En cuanto al Brexit, y a pesar del anuncio de Boris Johnson de reducir el periodo transitorio a diciembre 2020, la respuesta de los inversores, concentrando sus compras en las empresas domésticas británicas con subidas como el +11% que acumula el Sector Utilities desde el pasado viernes, son la mejor prueba de que se despeja el panorama regulatorio y de crecimiento interno. El resultado electoral también ha permitido resolver la designación del nuevo Gobernador del Banco de Inglaterra que había quedado en suspenso y el mercado recibe positivamente el nombramiento de Andrew Bailey.

La confianza de los empresarios alemanes sorprende al alza

La recuperación que inició el IFO, el indicador que mide la confianza de los empresarios alemanes, en el mes de octubre se ha reafirmado con los datos de diciembre incluso superando las previsiones más optimistas. Destaca especialmente la subida de la componente de Expectativas que refleja las previsiones de negocio para próximos meses. Teniendo presente que la caída que acumulaba este indicador ha sido uno de las principales preocupaciones de los inversores, esta buena noticia no solo impulsó al alza a las bolsas, si no que se ha reflejado en nuevas tomas de beneficios en los mercados de bonos de gobiernos con subida de la TIR del bono alemán a 10 años al -0,22%. En este sentido cabe destacar el apetito de los inversores por el bono español ya que en este movimiento de repunte de la TIR del bono alemán, la prima de riesgo española ha caído por debajo de los 70p.b.

El sentimiento inversor continúa afianzándose, apoyado en datos ciertos como el resultado de las elecciones británicas, la cancelación de los nuevos aranceles a China y el repunte de la confianza empresarial alemana. Las bolsas reciben las noticias en zona de máximos, históricos en el caso de Estados Unidos, y los inversores aprovechan para tomar beneficios en los bonos de gobiernos acompasando así un escenario de mayor confianza en el crecimiento y menores incertidumbres geopolíticas. La próxima semana estará marcada por el carácter semi-festivo, ya que las bolsas europeas cotizarán solo media sesión el 24 y permanecerán cerradas el 25 y el 26.

Aviso legal: Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América. La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación. La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos  inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.