Nota de Mercados: Volatilidad: diversificación y horizonte temporal son las claves

Los mercados continúan muy sensibles a la publicación de datos económicos, a declaraciones institucionales así como a cualquier novedad relativa a las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China. En esta semana la publicación del PIB alemán y la inversión puntual de la curva de tipos americana han provocado sesiones marcadas por fuerte repunte de la volatilidad. ¿Significan estos datos cambios en el escenario general?

El PIB alemán del 2ºT,  en línea con las previsiones

El retroceso del -0,1% registrado por la economía alemana en el segundo trimestre no supone una sorpresa ya que coincide con lo que apuntaba el PMI y con las estimaciones que venía manejando el consenso internacional de analistas desde hace semanas a medida que se publicaban datos mensuales como los de producción industrial, que incluso apuntaban una caída superior a la que finalmente se ha producido.  Todo ello responde al fuerte impacto negativo que para las exportaciones alemanas supone la guerra comercial y que está ya incorporado en los escenarios de inversión como reflejan las fuertes revisiones a la baja que viene sufriendo la previsión de PIB alemán 2019 por parte de todas las instituciones relevantes. Pendientes aún de conocer el desglose del PIB por componentes, sí que habría que destacar que el instituto de estadística alemán ha señalado el buen comportamiento que ha registrado la demanda interna, consumo privado e inversión, durante este segundo trimestre del año.

Nuevo episodio puntual de pendiente invertida de la curva americana

En los últimos meses, la pendiente de la curva de tipos americana viene invirtiéndose puntualmente entre algunos de sus tramos. En esta semana ha sido entre el 10 años y el 2 años. Como venimos señalando, estos movimientos no implican per se recesión del crecimiento ya que históricamente se han producido “falsos positivos”. Precisamente un día después se ha publicado la sorpresa positiva del fuerte crecimiento, +0,7%, de las ventas al por menor de julio. Continuando con el análisis histórico, este último periodo de subida de tipos en EE.UU. situó al tipo real en un “mero máximo” del 1%, frente a niveles superiores al 4% a finales de los 80s y 90s y superiores al 2% en el 2006-2007, periodos previos a las últimas recesiones de EE.UU. Y todo ello sin olvidar que la Fed ya está estimulando el crecimiento al bajar tipos en julio, y todo apunta nuevo recorte en septiembre.

La diversificación es la opción más eficiente, mas aún en periodos de volatilidad.

Con los tipos de interés anclados en Zona Euro, la previsión de medidas expansivas del BCE tan pronto como septiembre dejan al ahorro europeo sin remuneración efectiva durante aún más tiempo. La diversificación no solo mitiga la volatilidad sino que aporta valor en la gestión de activos, teniendo siempre presente la importancia del horizonte temporal de las inversiones. Y todo ello sin olvidar que la Fed ya está estimulando el crecimiento al bajar tipos en julio y todo apunta recortes adicionales.

La volatilidad ha vuelto a estar presente en los mercados que han reaccionado con extrema sensibilidad a la confirmación del crecimiento negativo de Alemania en el segundo trimestre así como al episodio puntual de pendiente invertida en la curva americana entre el 10 y el 2 años. En nuestra opinión, estos datos no alteran el escenario central en el que una diversificación adecuada acorde al perfil de riesgo y mantener el horizonte temporal de las inversiones continúan siendo las claves para optar a las rentabilidades potenciales de los diferentes mercados y activos.

Aviso legal: Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América. La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación. La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos  inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.