Nota de Mercados: Octubre comenzó con vuelta de la volatilidad

Tras las ganancias acumuladas por las bolsas en el mes de septiembre, un +4,16% en el EuroStoxx50 acompañado de máximos anuales, el inicio de octubre queda marcado por las contundentes ventas registradas entre el martes y el miércoles. La coincidencia en el tiempo del dictamen del caso Airbus, el mal dato del indicador adelantado americano ISM Manufacturas y el discurso de Boris Johnson reavivando la posibilidad de un Brexit sin Acuerdo provocaron fuerte volatilidad en las bolsas. Los inversores han vuelto a mirar al mercado de bonos, pero con menor contundencia que en agosto. La mejora del panorama político en Italia y las medidas adoptadas ya por el BCE dan sostén al precio de los bonos Zona Euro.

A la espera de buenas noticias en temas comerciales

La decisión de la Organización Mundial del Comercio de permitir a EE.UU. imponer aranceles a productos europeos como compensación a las subvenciones al Airbus no ha sido una sorpresa para los analistas, pero ello no ha impedido que penalizase el sentimiento inversor dada la sensibilidad actual a cualquier freno adicional al comercio internacional. La atención está ahora puesta en las conversaciones de máximo nivel entre EE.UU. y China previstas para el próximo jueves. Por el momento las partes mantienen  un tono constructivo.

Fuerte caída de los ISM en EE.UU.

La economía norteamericana sigue moviéndose entre datos reales que indican crecimiento saludable, especialmente los relacionados con el consumo privado, frente a las señales de moderación que aportan los indicadores adelantados. La más contundente ha sido la del ISM de manufacturas que apunta a crecimiento cero. El ISM Servicios también ha decepcionado pero aportando una lectura más positiva con crecimiento del +1%. Lo cierto es que la guerra comercial también pasa factura a la economía americana. Aunque han reducido las importaciones de China, en neto las exportaciones norteamericanas están retrocediendo como consecuencia de la ralentización del comercio internacional. Aunque el sector exterior no sea su motor de crecimiento, esta situación resta impulso a la inversión.

Y de nuevo la Fed se convierte en protagonista

A escasas dos semanas de la última bajada de tipos en EE.UU. los datos de ISM han provocado que el mercado descuente con una probabilidad del 85% una nueva bajada tan pronto como en la reunión de 30 de octubre. Pero quizás el cambio más significativo no sea el adelanto de la posible bajada, si no que ha vuelto a ganar fuerza la probabilidad de que los tipos acaben el año -50p.b. por debajo de los niveles actuales. La TIR del bono americano a dos años ha pasado del +1,62% al +1,39% en tres sesiones.

Los números rojos en las bolsas se han impuesto en los primeros compases de octubre. Persisten los focos de volatilidad y los riesgos geopolíticos, pero no olvidemos que llevan presentes todo el año a la vez que el grueso de los activos acumulan fuertes rentabilidades. En el corto plazo, el mercado seguirá pendiente de las negociaciones comerciales, del camino al Brexity de cualquier indicación que pueda aportar la Fed. La diversificación, para optar a la rentabilidad que puedan aportar los diferentes activos, y mantener el horizonte temporal son las mejores palancas de inversión.

Aviso legal: Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América. La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación. La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos  inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.