Nota de Mercados: Los temas comerciales vuelven a centrar la atención, pero no olvidemos el discurso de Powell

El anuncio realizado por China la tarde del pasado viernes de imponer aranceles a productos americanos no solo diluyó en gran medida el evento clave de la semana, el discurso que el Presidente de la Fed iba a realizar apenas dos horas más tarde, sino que generó fuerte volatilidad en los mercados acentuada además al anunciar Trump que respondería con medidas adicionales, lo que hizo con los mercados ya cerrados. Sin embargo, esta mañana en el G7 Trump ha señalado su disposición a seguir negociando con China.  Los futuros de la bolsa americana han pasado a cotizar con subida en torno  al +0,50% y las europeas han dado paso a las compras.

¿Qué medidas tomó China el viernes?

Respondiendo a los nuevos aranceles que definió EE.UU. a principios de agosto, China anunció el viernes aranceles de entre el 5% y el 10% a productos por valor de 75.000Mn$, entre ellos el petróleo, a partir del 1 de septiembre. Además, a partir del 15 de diciembre reanudará los aranceles del 25% a los autos, medida que estaba en suspenso desde el pasado enero. Como hemos señalado en ocasiones anteriores, además de que la economía americana es “cerrada”, es decir, las exportaciones representan una parte limitada de su PIB, las destinadas a China, que ascienden a 120.000Mn$,  representan tan solo el 7% del total. Así, el impacto puramente económico de la medida es muy limitado en lo que respecta al crecimiento americano.

¿Cuál fue la respuesta desde EE.UU. ?

Tras el cierre de mercados, Trump anunció subida de aranceles para todos los productos que EE.UU. importa de China. A los 250.000Mn$ que ya tienen aranceles del 25% se les sube al 30% y a los restantes 300.000Mn$ que iban a comenzar a gravarse desde 1 de septiembre  al 10%, se aumenta al 15%. Con estas medidas, el arancel medio del total de importaciones de EE.UU. subiría del 5,6% al 6,6%, lo que supone un paso más en el proteccionismo que viene estableciendo la Administración Trump. No obstante, el impacto relevante de este aumento más que en términos económicos, está en la reapertura de la incertidumbre para el futuro del comercio internacional. La clave está en que, como ha señalado esta mañana Trump, se reanuden negociaciones encaminadas a un acuerdo definitivo.

Y Powell pronunció el discurso de Jackson Hole

Aunque los asuntos comerciales centraron finalmente la atención del viernes, no es menos cierto que el esperado discurso de Powell en el foro anual de la Fed fue bien acogido por los mercados. Además de reiterar que “la Fed actuará según corresponda para sostener la expansión”, Powell no desincentivó las expectativas que baraja el mercado de bajada de tipos en la reunión de septiembre y que son del 100% para un recorte de -25p.b. En cuanto a que el recorte sea de -50p.b., la probabilidad se había diluido tras la publicación de buenos datos económicos y mejora generalizada de las condiciones financieras, pero  volvió a reactivarse el viernes.

La reactivación de las tensiones comerciales el pasado viernes generó fuerte volatilidad en los mercados y truncó la recuperación que acumulaban las bolsas en la semana apoyadas en datos ciertos como las sorpresas positivas en resultados empresariales y unos PMI europeos que continúan estabilizándose. El tono más conciliador de esta mañana de Trump se traduce en mejora del sentimiento inversor. En nuestra opinión, y teniendo presente la ausencia de remuneración al ahorro en la Zona Euro, una diversificación adecuada al perfil de riesgo y mantener el horizonte temporal de las inversiones continúan siendo las claves.

Aviso legal: Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América. La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación. La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos  inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.