Nota de Mercados: el mercado pendiente del G-20

La semana ha sido de transición en las bolsas a la espera de que se celebre la ansiada reunión entre los Presidentes norteamericano y chino en el seno del G-20. En conjunto, han primado ligeras tomas de beneficios lo que resulta lógico teniendo en cuenta la fuerte revalorización acumulada por la renta variable en junio, más de un +6% en el S&P500 y rozando el +5% en el EuroStoxx 50, en un contexto de subidas de doble dígito en el año.

¿En qué punto estamos de la negociación comercial?

Implementada ya la subida arancelaria a 250.000Mn$ de productos chinos, está pendiente el aumento anunciado a los restantes 325.000Mn$ de bienes y servicios que China exporta a EE.UU. De cara a la reunión de este fin de semana, el mercado baraja todo tipo de escenarios, desde desacuerdo total a eliminación de los vetos a Huawei, pasando por rebajar algunos de los aranceles ya impuestos y/o implementar una tregua similar a la del pasado octubre. En los últimos días, ambas partes se han esforzado en trasladar al mercado que las negociaciones van por buen camino. El punto clave, por su impacto en el comercio internacional y por extensión en el crecimiento, está en que el texto del comunicado permita anticipar que, por fin, se logra un acuerdo que, aún no siendo el mejor posible, permita cerrar este foco de incertidumbre que se inició en marzo de 2018.

El comercio internacional se estabiliza a la espera de que también lo haga la confianza

Las últimas cifras, correspondientes al mes de abril, muestran que  el comercio internacional se estaría estabilizando a un ritmo muy moderado pero positivo aunque los datos de confianza más recientes como los PMI de China o el IFO alemán vuelven a estar afectados por la incertidumbre de las negociaciones y apuntan moderación del crecimiento. La buena noticia ha estado en los indicadores de Capex del Philadelphia Fed y Richmond Fed que siguen apuntando buen ritmo de crecimiento de la inversión en Estados Unidos.

Powell enfría las expectativas de un recorte inminente y agresivo de tipos pero las TIREs siguen en mínimos

La retórica utilizada por Powell esta semana parece indicar que si bien la Fed también está pendiente del G-20, la gestión de la política monetaria debe abstraerse de las presiones del corto plazo. Así, salvo catástrofe en el G20, parece prematuro pensar en recorte de tipos en julio lo que no impide que los bonos sigan aportando valor a las inversiones habida cuenta del rally en precio.

Hay que remontarse a la crisis financiera para recordar tanta expectación en torno a un G-20. Las dudas sobre el resultado final de las conversaciones no debe impedir reconocer los fundamentales que vienen apoyando a la renta variable, como lo muestran las subidas de doble dígito en el año en EE.UU. y Europa. El entorno es de crecimiento económico y esta misma semana hemos tenido sorpresas positivas en resultados de empresas líderes mundiales en su sector. Y mientras tanto, en la Zona Euro se prolonga el escenario de no remuneración al ahorro lo que nos recuerda que la clave está en mantener el horizonte de inversión.

Para más información acceda a la Nota de Mercados en este enlace.

Aviso legal:
Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América.
La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación.
La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro.
Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.