Nota de Mercados: Analizando la pendiente de la curva americana

Los mercados siguen adaptándose al nuevo escenario de la Fed, que ha eliminado su previsión de subir tipos dos veces este año, y al del BCE que alejó a 2020 la posibilidad de comenzar a subir tipos. La respuesta, con fuertes compras en los bonos a 10 años alemán y americano, ha llevado al Bund a cotizar con Tir negativa y, en el caso americano, a que se invierta la pendiente de la curva entre el Treasury y la Letra a 3 meses, generando volatilidad y ventas en las bolsas por dudas sobre el futuro del crecimiento americano.

¿Qué hay detrás de la pendiente invertida?

El cambio de tono de la Fed ha derivado en un tono aún más complaciente del mercado sobre el futuro de los tipos ya que, no solo mantiene el escenario de no descontar ninguna subida, sino que ha pasado a dar una probabilidad del 70% a que haya una bajada a lo largo de ese año. Con esas probabilidades, y con la Letra a 3 meses anclada al tipo oficial, se explican las compras de Treasury y que ello redunde en pendiente invertida.

¿Cuál es la experiencia de ciclos anteriores de subidas de tipos?

Tal como se observa en el gráfico, el actual ciclo alcista de tipos en EE.UU. ha situado al tipo real en un “mero máximo” del 1% frente a los niveles superiores al 4% de finales de los ochenta y noventa, y superiores al 2% en el caso del 2006-2007, que fueron los periodos previos a las últimas recesiones de esta economía.

En ausencia de presiones inflacionistas relevantes y con indicadores reales, como el crecimiento de beneficios empresariales del conjunto de la economía,  que apuntan un crecimiento sostenido del 2% para próximos meses, no parece que estos tipos reales estén suponiendo un freno drástico para la economía americana.

De fondo, no ignoremos otros datos positivos

Que el precio del Brent siga al alza, superando hoy los 68$/barril, y aunque venga impulsado por los recortes de producción,  no parece indicativo de preocupación excesiva sobre el crecimiento americano en un activo que se caracteriza por reaccionar con sensibilidad extrema a las incertidumbres. Todo ello en un contexto de continua mejora de las condiciones financieras internacionales y de signos de mejora en los últimos datos de comercio internacional.

 

 

Los inversores continúan muy pendientes de la trayectoria de los mercados de bonos, en concreto de la pendiente de la curva americana, y se han decantado por tomas de beneficios en unas bolsas que acumulan fuertes ganancias, como el S&P500 que ha cerrado el mejor trimestre de la última década. El análisis sosegado de la curva de tipos americana y el conjunto de datos internacionales siguen apuntando  el potencial de la renta variable, donde el horizonte de inversión debe ser siempre de medio plazo.

Para más información acceda a la Nota de Mercados en este enlace.

 

Aviso legal:
Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América.
La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación.
La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro.
Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.