Alemania evita entrar en recesión

En un contexto en el que los mercados siguen muy pendientes de calibrar el ritmo de crecimiento internacional, hoy hemos sabido que Alemania recuperó crecimiento en el 3ºT. El corto plazo de esta economía continúa complicado pendiente de los temas comerciales y por ello cobran especial relevancia medidas como el Plan contra el Cambio Climático anunciado en octubre y que destinará 54.000Mn€ a objetivos como reducir en un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero. Todo ello sin olvidar las declaraciones del Ministro de Finanzas cuando señaló que disponen de 50.000 millones de euros que podrían destinar a aumentar el gasto público.

Los datos publicados hoy en Alemania han aportado una de cal y otra de arena. El PIB del 2ºT se ha revisado a la baja, del -0,1% publicado inicialmente al -0,2%, pero durante el 3ºT el PIB creció un +0,1% evitando así la temida “recesión técnica”, es decir, dos trimestres negativos consecutivos.

No obstante, es claro que hay que seguir monitorizando la debilidad de la economía alemana y que se viene reflejando en los principales indicadores adelantados ligados al sector empresarial, IFO y PMIs. Como contrapunto, la encuesta de confianza empresarial ZEW publicada esta semana ha mostrado una mejoría. Este repunte estaría ligado a una percepción más optimista de las negociaciones comerciales en marcha, tanto las que afectan a EE.UU. y China como a las relacionados con los aranceles a autos europeos.

Así, los inversores continúan muy pendientes de cualquier novedad relacionada con la esperada firma de la Fase Uno del Acuerdo comercial EE.UU.-China

.

Aviso legal: Santander Asset Management advierte que esta presentación contiene manifestaciones sobre previsiones y estimaciones. Dichas previsiones y estimaciones están incluidas en diversos apartados de este documento e incluyen, entre otras, comentarios sobre el desarrollo de negocios futuros y rentabilidades futuras. Mientras estas previsiones y estimaciones representan nuestros juicios sobre expectativas futuras de negocios, puede que determinados riesgos, incertidumbres y otros factores relevantes ocasionen que los resultados sean materialmente diferentes a lo esperado. Entre estos factores se incluyen, (1) situación del mercado, factores macroeconómicos, directrices regulatorias y gubernamentales, (2) movimientos en los mercados bursátiles nacionales e internacionales, tipos de cambio y tipos de interés, (3) presiones competitivas, (4) desarrollos tecnológicos, (5) cambios en la posición financiera o de valor crediticio de nuestros clientes, deudores o contrapartes. Los factores de riesgo y otros factores fundamentales que hemos indicado podrían afectar adversamente a nuestro negocio y al comportamiento y resultados descritos y contenidos en nuestros informes pasados, o en los que presentaremos en el futuro, incluyendo aquéllos remitidos a las entidades reguladoras y supervisoras, incluida la Securities Exchange Commission de los Estados Unidos de América. La información incluida en el presente documento ha sido recopilada de fuentes que SANTANDER ASSET MANAGEMENT S.A. S.G.I.I.C. considera fiables aunque no ha confirmado ni verificado su exactitud o que sea completa. Santander Asset Management no asume responsabilidad alguna por el uso de la información contenida en este documento, el cual no constituye ninguna recomendación ni asesoramiento personalizado ni oferta ni solicitación. La inversión en fondos de inversión u otros productos financieros indicados en el presente documento pueden estar sujetos a riesgos de inversión: riesgo de mercado, riesgo de crédito, emisor y contraparte, riesgos de liquidez, riesgos de divisa y, en su caso, riesgos propios de mercados emergentes. Adicionalmente si los fondos materializan sus inversiones en hedge funds, o en activos o fondos  inmobiliarios, de materias primas o de private equity, se pueden ver sometidos a los riesgos de valoración y operacionales inherentes a estos activos y mercados así como a riesgos de fraude o los derivados de invertir en mercados no regulados o no supervisados o en activos no cotizados. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Cualquier mención a la fiscalidad debe entenderse que depende de las circunstancias personales de cada inversor y que puede variar en el futuro. Es aconsejable pedir asesoramiento personalizado al respecto.